Etiquetas

lunes, 17 de julio de 2017

Soneto chocolatero



A Enrique Gracia Trinidad y a mis compañeros de taller.



Un soneto nos manda hacer Enrique,
y como yo le tengo gran respeto,
lo Intentaré escribir, ¡es todo un reto!.
Espero que al final no me complique.

Cerveza a tutiplén, ¡esto es un pique!
A lo tonto salió el primer cuarteto,
y este va a la mitad, casi completo.
Quiero que en el taller me lo publique.

Solo escribo poemas por encargo,
Falta la inspiración, ¡es una pena!
Algún día saldré de este letargo.

El verso doce y ya nada me frena,
voy a ver si al final no me lo cargo
y llego sin deberes a la cena.





Ilustración: Enrique Gracia Trinidad.

miércoles, 5 de julio de 2017

Soneto transversal


Palabras prestadas:  Loco, lavar, culo, lorito y Lorena.


Por no lavar mi cara y la conciencia
yo fingí ser un loco atolondrado,
un lorito en su jaula encadenado
soñando y arañando su clemencia.

Si levanté la cruz por penitencia
fue por tener mi culo bien sentado,
el árbol de mi vida ya plantado,
y escrito este soneto con urgencia.

El futuro ya es hoy, no tengo miedo.
He mudado la piel, estoy morena,
y casi todo ya me importa un bledo.

Desaté el cinturón, entré en barrena.
Si me prestan un nombre me lo quedo,
me llamaban Fabián, hoy soy Lorena.


martes, 20 de junio de 2017

“…Como perros las cosas no existen sin el amo.” GLORIA FUERTES.



Ya no existe la casa,
ni la puerta de entrada,
a nadie recibe el recibidor.
Triste el reloj sin pared, ya no marca las horas,
se suicidó a destiempo.
La mesa de fumador está que echa humo,
nadie fuma  en la casa que no existe.
La ventana se tira las horas muertas,
desespera porque ya nadie se asoma.
Las plantas se cansaron de echar raíces,
sin agua de mayo y sol de la mañana.
Plantado resiste aquel cactus diminuto
que se negó a florecer .
Trapos y calcetines sin remiendo
esperan a ser tirados algún día
desde que se fugó la caja de los hilos.
El viejo televisor ya no habla solo,
ese parqué yace limpio y reluciente.
El pasillo se estrecha tanto en la casa,
las alcobas se duermen a deshoras
sin ventilar y sin ambientadores,
se ahogan y se hacen cruces desnudas.
No es casa, no es hogar, es frío,
es eso que reposa en el trastero
y que yo saco a la luz.






lunes, 8 de mayo de 2017

Suspiros de mar en Atacama

  
A mis queridos escritores ariqueños: Erna Aros, Vanessa Martínez, Rodolfo Herrera y David Perinés de la Asociación Cultural   "Plumas y Tablas"



Musas que ríen en la calle
hasta morir a bocajarro.
Poetas que tocan la luz,
nudos en la garganta, afectos desatados.
Noches de vino y prosa, cerveza y poesía
en un Madrid que pide guerra
sin almas que se escapen por la boca.
Sonetos congelados
sin esa eterna sombra del silencio.
Son demasiadas vidas paralelas,
son extras sin papel protagonista,
papel en blanco.
Nos elevamos juntos del diván de los sueños
para anotar las letras maceradas,
que ya amanecerá sin que reposen.
Las flores del desierto brotarán las primeras.


martes, 14 de marzo de 2017

Testamento vital

Busco la inspiración en ese cuarto
lejos del  ruido gris de cada tarde.
Cerca, la soledad más llevadera.
Guardo todo mi tiempo en una mano
y con la otra escribo lo que olvido:
letras desparejadas
que podrán repartirse mis amigos.
Triste legado…
Hoy, más viva que nunca,
curaré mis heridas sin saber qué soñar,
me dejaré la piel en cuarentena.

Imagen de Testamento vital

miércoles, 1 de marzo de 2017

RIP

Vivir es escribir una aventura.
Aguardan  las palabras al acecho
de una ilusión que siempre está en barbecho,
del camino a seguir no estoy segura.

Un buen inicio es siempre una lectura.
Quiero empezar la casa por el techo,
y tengo que asumir, eso es un hecho,
que pueda parecer una locura.

Sí, me encuentro perdida en el abismo
de sentir y contar siempre lo mismo,
así poca emoción hoy les prometo.

Pero como soy  fiel al optimismo,
he sabido encontrar el mecanismo
para poner el RIP a este soneto.

Un soneto me manda hacer Queneau...


Ilustración: Jean - François Martin


sábado, 25 de febrero de 2017



Mordí el silencio de la noche
y sentí el dolor
de masticar la nada con tu ausencia.

sanar heridas